Sociedad civil o agrupación de interés económico: gastos de personal administrativo

Un profesional dedicado a la asesoría fiscal quiere formar, junto a otros dos profesionales, una sociedad civil o una agrupación de interés económico para compartir gastos comunes derivados de su actividad, que seguirán ejerciendo por separado, en un mismo local de alquiler. Estos gastos incluirían el alquiler, limpieza, material de oficina y la contratación de personal administrativo. La sociedad civil o agrupación emitiría una factura a cada uno de los tres profesionales por el total de gastos, repercutiendo el 21% en concepto del IVA, y cada socio seguiría presentando sus declaraciones trimestrales y anuales por su actividad, deduciendo la cuota soportada por la repercusión de gastos que hace la sociedad o agrupación. Ante la duda de la repercusión de los gastos de personal administrativo por la sociedad o agrupación a los socios, teniendo en cuenta que los servicios prestados por personas físicas en régimen laboral están no sujetos al IVA, eleva consulta a la DGT, quien a la vista de lo anterior establece que: 1. La consideración de la sociedad civil, requiere que las operaciones que han de efectuarse se puedan entender referidas a una actividad empresarial o profesional ejercida por ella y no por sus miembros. Para ello, es necesario que las operaciones, y el riesgo o ventura que de ellas derive, se refiera a la entidad de forma indiferenciada, y no a sus miembros o componentes, así como que la normativa sustantiva de la actividad por desarrollar sea tal que permita su ejercicio a través de una entidad con esta configuración. En particular, en el supuesto de que varios profesionales operen a través de una comunidad de bienes, con el fin de compartir a través de la misma todos los gastos derivados del ejercicio de su respectiva actividad profesional, es la comunidad de bienes la encargada de contratar y adquirir en nombre propio todos los bienes y servicios. Así mismo, la comunidad debe realizar todas las operaciones propias de su objeto en favor de los citados profesionales (por todas DGT CV 23-2-17, V0475-17) En este caso, la sociedad civil tiene la consideración de sujeto pasivo del IVA, debiendo repercutir a sus socios dicho tributo por las operaciones sujetas que realice, y cumplir con todas las obligaciones derivadas de su condición de sujeto pasivo 2. En el caso de tratarse de una agrupación de interés económico, en cuanto sociedad mercantil con personalidad jurídica propia, ésta tiene la consideración de sujeto pasivo del IVA y debe cumplir con todas las obligaciones derivadas de la realización de una actividad económica sujeta al Impuesto. A la vista de lo anterior, la DGT concluye que la sociedad civil o agrupación de interés económico: a) Está obligada a expedir factura por los bienes que entregue o los servicios que preste a los socios y que impliquen la repercusión del Impuesto, tales como, el arrendamiento del local de negocio, la limpieza, el material de oficina y los gastos de personal administrativo. b) El IVA repercutido en factura, es deducible para los socios siempre y cuando se cumplan los requisitos y condiciones establecidas al respecto, con carácter general (LIVA Título VIII). c) Los gastos de personal administrativo, no quedan encuadrados dentro del supuesto de no sujeción puesto que, éste se refiere a los servicios prestados por personas físicas en régimen de dependencia derivado de relaciones administrativas o laborales, incluidas en estas últimas las de carácter especial y, sin embargo, en este caso, estamos ante servicios prestados por una sociedad civil o una agrupación de interés económico a los miembros de la mis​ma (LIVA art.7.5º).