Revalorización contable: ejemplos

1) Una sociedad en el ejercicio n revaloriza en 200 € un elemento de su inmovilizado material que estaba contabilizado en 100 €, para dejarlo en su valor de mercado, al objeto de sanear pérdidas del ejercicio anterior. A estos efectos utiliza una cuenta de reservas. En el ejercicio n+1 se transmite por 350 €. En este caso en el ejercicio n no debe realizarse ningún tipo de ajuste al resultado contable, pues el importe de la revalorización no se ha integrado en el resultado contable. En el ejercicio n+1 el resultado contable de la transmisión asciende a 50 € (350 – 300) mientras que el resultado fiscal es de 250 € (350 – 100), pues el importe de la revalorización no se computa en la valoración del elemento a efectos del IS. Por tanto, para determinar la base imponible del período impositivo en el que se transmite el elemento, debe efectuarse un ajuste positivo de 200 € al resultado contable.

) Unas existencias cuyo valor contable es de 1.200 € son objeto de revalorización hasta un valor de 2.000 €, habiéndose integrado el importe de la revalorización en el resultado contable. En el ejercicio siguiente las existencias se deterioran contabilizándose una pérdida por deterioro de: a) 500 €, b) 1.000 €. La revalorización se ha realizado sin amparo legal, y, por tanto, a efectos fiscales se considera como inexistente. Supone: 1.º Practicar un ajuste negativo de 800 € (2.000 – 1.200) al resultado contable para determinar la base imponible, al objeto de no gravar el importe de la revalorización. 2.º En el ejercicio siguiente donde se contabiliza el gasto por el deterioro tenemos: a) Dado que el valor a efectos fiscales de las existencias es de 1.200 € y su valor contable de 1.500 € (2.000 – 500), la totalidad de la pérdida por deterioro no se considera gasto deducible, lo cual exige realizar un ajuste positivo de 500 € al resultado contable de ese ejercicio para determinar la base imponible.​ b) En este caso el valor contable de las existencias es de 1.000 € (2.000 – 1.000) inferior a su valor fiscal, lo cual supone admitir la parte del deterioro contabilizado que corresponde al valor fiscal del elemento. En definitiva, la pérdida de valor computable fiscalmente es de 200 € (1.200 – 1.000), que corresponde al exceso del valor de las existencias sobre su valor de realización, lo cual exige ajustar la base imponible en el exceso de pérdida por deterioro contable sobre la fiscal (800 €). Corrección voluntaria del valor contable de unas participaciones ​Si la corrección de valor se considera una revalorización voluntaria, no tiene efectos en el IS. Cuestiones a recordar Revalorización contable Síntesis Incidencia de la corrección del valor contable de unas…